Bóveda de arista

boveda-de-arista

En el recorrido por el conocimiento de las estructuras arquitectónicas, pasamos por la etapa románica y conoceremos las características de la bóveda de arista, un espacio cuadrangular formado por dos bóvedas de cañón que se cruzan en forma perpendicular.

Se trata de estructuras de mampostería, es decir que su elaboración se realiza colocando las piezas (labradas o no) en forma manual, y dispuestas de forma tal que trabajan a compresión. El cruce de las bóvedas de cañón en ángulo recto genera aristas que se cruzan en el vértice superior. Esto da como resultado un espacio cubierto en forma cuadrangular.

boveda-de-arista

Uso histórico de las bóvedas de arista

Esta estructura desarrollada en la época románica se difundió  y se mantuvo durante toda esta etapa. En la etapa gótica fue sustituida por las bóvedas de crucería, aunque se retomó durante el Renacimiento.

Se dice que su utilización se masificó por la facilidad de construcción, pues permitió sustituir las cubiertas planas y los sistemas adintelados. La estructura se elabora apoyada en cimbras (estructuras auxiliares que permiten armar el arco y posteriormente son retiradas), las cuales facilitan la distribución de los empujes de las cubiertas hacia los muros externos.

Entre las construcciones que presentan las bóvedas de arista se pueden mencionar los baños romanos, específicamente las Termas de Diocleciano, construidos entre los años 298 y 305 en Roma y las Thermas de Cluny, en París.

Años más tarde, otras edificaciones religiosas contarían con este tipo de estructura: la basílica de San Ambrosio en Milán, Italia; en Francia se pueden observar las bóvedas de arista en la basílica de Santa María Magdalena de Vezelay (Departamento de Yonne, Borgoña), Santa Fe de Conques (departamento de Aveyron), San Martín de Tours (Tours) y San Saturnino de Tolosa (Alto Garona).

En España, estas estructuras arquitectónicas están presentes en la catedral de Santiago de Compostela, en la provincia de la Coruña, Galicia.

En la época del Renacimiento, el arquitecto, escultor y orfebre  italiano Filippo Brunelleschi resaltó las bondades de las bóvedas de aristas por sus atributos decorativos y la factibilidad de su construcción. De esta fase de resurgimiento puede mencionarse las bóvedas de la iglesia Santa María del Carmen en Venecia.

Presupuesto Gratis
close slider


Presupuesto sin Compromiso