Pulir fregadero acero inoxidable

pulir-fregadero-acero-inoxidable

Para pulir fregadero acero inoxidable se pueden seguir sencillos pasos para dejar su fregadero como nuevo, muchas veces dejamos de lado su limpieza y comienza a perder su brillo y textura, hasta aparecer pequeños rastros de hongo en el desagüe, pero es cuestión de dedicarle unos cuantos minutos y limpiar con productos especiales para recuperar el brillo de su fregadero.

No hace falta tener una gran cantidad de productos de limpieza para dejar su fregadero como nuevo, solo tener a la mano los productos indicados, guantes para proteger las manos, una buena esponja y manos a la obra.

Con el cuidado debido, este producto puede durar años, es necesario que se limpie regularmente, a menos una vez por semana para evitar que los restos de comida se queden en los bordes del fregadero y vayan ocasionando manchas.

pulir-fregadero-acero-inoxidable

Tips para la limpieza de acero inoxidable

Para pulir los fregaderos de acero inoxidable primero debes utilizar un detergente suave y una esponja de nilón, ir restregando suavemente para ir eliminando los restos de comida y suciedad del fregadero, una vez hayas sacado los restos de comida y suciedad con el detergente, puedes pasarle un producto que es especial para proteger las superficies de acero inoxidable.

Estos productos los puede encontrar en los supermercados o tiendas departamentales, en el mercado hay gran variedad de productos, puede escoger el que mejor características tenga y que vea le puede servir para su fregadero.

Así vea que hay una mugre muy pegada, por nada vaya a usar una esponja de lana de acero, pues esta es muy abrasiva y puede dejar rayones en el fregadero, y una vez hechos ya no hay manera de quitarlos.

Hay productos que sirven para pulir el acero como el aceite de limón, aceite de oliva, limpiadores de vidrios y aceite para bebés que ayudan a pulir estas superficies, lo importante es seguir el patrón del diseño del fregadero.

También puede utilizar el bicarbonato de sodio, con solo verter dos cucharadas es suficiente, humedezca una esponja y va limpiando siguiendo el patrón del diseño del fregadero, no utilice lejía y otros productos abrasivos, pues será más el daño que la solución.

Presupuesto Gratis
close slider


Presupuesto sin Compromiso