Qué tener en cuenta a la hora de reformar un baño

Ha llegado el momento de darle un cambio de aires al baño de casa, pero sabes que no es una tarea sencilla. Para conseguir lo que quieres, tienes que hacer una buena reforma, y para poder hacerla, antes la tienes que planear adecuadamente.

Muchas personas piensan que reformar un baño es tan sencillo como acudir a un equipo especializado y despreocuparse, pero nada más lejos de la realidad. Si quieres que todo salga bien, aunque obviamente debes contar con el asesoramiento y la mano de obra de estos expertos, debes traer los deberes bien hechos.

Y no te preocupes por ello, porque eso es justamente con lo que te vamos a ayudar dándote algunos consejos importantes.

Consejos para que tu reforma del baño sea un éxito

Sabemos que tu intención es buena, pero, si quieres reformar un baño a la perfección, necesitas seguir unas pautas adecuadas. Es más, debes tener cierta información previa y conocer algunos factores que resultan totalmente imprescindibles. Factores que van más allá de la empresa con la que vayas a hacer la reforma.

Porque seguramente tendrás una idea de cómo quieres tu nuevo baño, pero no tengas del todo claro si se puede ejecutar correctamente o si, por el contrario, realmente te va a ofrecer algo que funcione y encaje con tu deseo. Por eso, y para evitar toda clase de problemas que pudieran hacer que la reforma no vaya bien, aquí te traemos estos consejos:

Planificación del proyecto

No puedes hacer una buena reforma si no tienes claro el proyecto que quieres llevar a cabo. Por eso mismo, lo primero que debes hacer es saber qué necesitas. ¿Un baño para una persona o un baño para toda la familia, es para invitados o es para vosotros? A eso hay que sumar, por supuesto, el presupuesto que se tenga.

Con todo eso en mente, toca pensar en todo el trabajo que implica la reforma, desde la albañilería hasta el montaje de muebles o la carpintería. Con eso podrás pensar en los planos exactos y calcular con precisión el coste de todo. En este sentido, y como seguramente te será imposible por tu cuenta, no dudes en contactar con un buen equipo de reformas y obras.

¿Es buena la distribución?

Una buena organización de los espacios es esencial si quieres que tu baño esté en buenas condiciones. Buscas algo que funcione en lo estético, pero también en lo funcional, y para eso debe adaptarse a tus necesidades sean cuales sean sus dimensiones.

Es aconsejable alinear todos los elementos de máximo uso, el sanitario, mueble de lavabo y bidé, de forma que el espacio quede mejor aprovechado. Asimismo, también es buena idea que tanto la ducha como la bañera, o una u otra, queden justo enfrente del lavabo y cerca de la puerta de la entrada para que el inodoro pueda colocarse en algún lugar algo más oculto.

La iluminación es muy importante

Haya luz natural o no, debes aprovecharla al máximo en tu baño. La zona del lavabo, principalmente, es la que más necesita luz para poder llevar a cabo todas las tareas de higiene personal y cuidado sin problemas.

Una buena distribución en este sentido, que sea capaz de aunar lo funcional y lo decorativo fácilmente, recae sobre combinar distintos tipos de luces. Busca algo focal y más potente para la parte del lavabo, pudiendo usar un espejo con luz. Luego, coloca varios puntos de luz en el techo para conseguir algo que dé iluminación general y una luz indirecta para dar un toque más cálido al conjunto.

La ventilación también

Dado que hablamos de una de las partes de la casa en las que se acumula más humedad, es fundamental que haya una buena ventilación. No es ya solo una cuestión de humedades, sino también de olores. Si se combinan ambos, la comodidad sale por la ventana, y eso es justo lo que queremos evitar.

Para eso, asegúrate de que en tu reforma haya planteado un buen sistema de ventilación que permita y facilite la circulación del aire. Obviamente, si es un baño con ventanas, te será mucho más sencillo. Pero, de no ser así, busca la forma de crear un circuito de aire con algún ventilador integrado en la pared.

Cuidado con los materiales

De nada sirve hacer una reforma si se lleva a cabo con unos materiales de dudosa calidad. Necesitas escoger algo que sea resistente a la humedad y a cualquier producto de limpieza. Lo más habitual es usar cerámica para los azulejos de las paredes y gres de porcelana, pero es posible optar por el mármol, el vidrio, la piedra o incluso la madera.

Piensa en la humedad acumulada, en el precio y, sobre todo, en la imagen que quieres conseguir en tu baño. Con todo esto, decide consecuentemente.

No necesitas más, aparte de saber que puedes experimentar con muebles flotantes y que debes buscar siempre una armonía a nivel estético que mantenga una misma línea de diseño en todo el baño. No tengas prisa a la hora de plantear tu reforma, porque todo influye en el resultado final.

Presupuesto Gratis
close slider


Presupuesto sin Compromiso